El blog de Agui

Cómo prevenir fallos de seguridad en los componentes de ascensor

Posted by AGUI on 10-mar-2019 8:07:00

Agui048

 

Durante el diseño, producción y posterior mantenimiento de los elementos que conforman un ascensor existen una serie de procesos destinados a garantizar su correcto funcionamiento. Dichas medidas son especialmente relevantes en el caso de los componentes de seguridad y están recogidas en la normativa vigente.

En el sector de la elevación, la seguridad es un elemento esencial en todos y cada uno de los procesos de diseño, fabricación y mantenimiento, puesto que la prioridad es garantizar el buen funcionamiento de ascensores y montacargas. Existen una serie de procesos y buenas prácticas destinadas a asegurar el correcto funcionamiento de los componentes de seguridad que deben tenerse en cuenta tanto en el momento de producción como a lo largo de la vida útil de los aparatos.

 

Verificación de las cerraduras de puertas

 

Estos dispositivos, situados en todas las puertas de piso, tienen como objetivo impedir la apertura de dichas puertas cuando la cabina del ascensor no está situada detrás. De esta forma, se evita una de las situaciones de mayor riesgo que podría darse en el uso de un ascensor, que los usuarios queden expuestos al foso al abrir la puerta de piso.

 

En los procesos de fabricación de este componente de seguridad se deben llevar a cabo pruebas de comprobación de la continuidad eléctrica, mediante un verificador que simula un ciclo de apertura y cierre de la puerta. Por otro lado, esta verificación del estado de los contactos eléctricos se realiza también en las revisiones periódicas, comprobando que el ajuste de regulación es el correcto y que hay continuidad entre todas las cerraduras.

 

¿Estás perdiendo dinero por un exceso de stock? ¡Calcúlalo!

 

Comprobación del actuador eléctrico en los limitadores de velocidad

 

El limitador de velocidad es un componente presente en todos los ascensores destinado a activar el sistema de acuñamiento cuando detecta un exceso de velocidad en la cabina. Si esto ocurre, el ascensor se frena de manera mecánica garantizando la seguridad de los usuarios en el interior de la cabina.

 

Para asegurar su correcto funcionamiento, en el momento de fabricación y en el posterior mantenimiento se llevan a cabo una serie de verificaciones sobre el actuador eléctrico en caso de que lo lleve, así como en los niveles de tensión del cable y la polea.

 

 

Selección del acuñamiento correcto en el paracaídas

 

Este dispositivo mecánico está diseñado para detener la cabina cuando se activa el limitador de velocidad. Es esencial que el acuñamiento esté correctamente seleccionado en función de la masa total que debe detener, puesto que una mala selección podría originar una desaceleración superior a la permitida.

 

En el mantenimiento deben revisarse el estado del contacto eléctrico y las cuñas, así como la no presencia de suciedad entre las superficies de frenado y las articulaciones. Esta práctica es especialmente importante tras la instalación, puesto que si durante la obra caen restos de escombros, polvo o grasa, las superficies no trabajarán de manera óptima.

 

 

Empleo del amortiguador correcto en función del rango de uso

 

La función del amortiguador es disipar la energía de impacto en el caso en que el ascensor esté en situación de caída, provocando una desaceleración que garantice la seguridad de los usuarios. Cada amortiguador tiene un rango de uso en función de la velocidad y peso que debe parar para que la curva de frenado sea la correcta y no se den desaceleraciones bruscas. Por ello, es esencial comprobar su adecuada selección en el momento de fabricación.

 

 

Garantizar la trazabilidad en todos los procesos de fabricación

 

La trazabilidad es un elemento esencial, y de obligado cumplimiento en base a la normativa vigente, que permite realizar un seguimiento de todos los componentes y piezas de fabricación relativas a la seguridad. La trazabilidad ofrece información detallada sobre el origen, procesos a los que ha sido sometido y lote de pertenencia de cada componente. De esta forma, si se detecta cualquier fallo durante las verificaciones o a lo largo de la vida útil del ascensor, es posible acotar el problema de manera ágil y efectiva.

 

 

Seguridad frente a los movimientos incontrolados en cabina

 

Los ascensores deben tener medios para detener el movimiento incontrolado de cabina más allá de la planta, con la puerta de piso no enclavada y la puerta de cabina no cerrada. La normativa actual EN81-20 y EN81-50 cuenta con una revisión y extensión de este apartado, con el objetivo de ampliar la seguridad en caso de movimiento incontrolado de cabina. De esta forma, la norma establece una serie de componentes que garantizan la seguridad, mediante el uso combinado de una aplicación programada de control que detecta la situación de riesgo, los frenos, el limitador de velocidad y el sistema de acuñamiento del ascensor.

 

Nueva llamada a la acción