El blog de Agui

La importancia de anticiparse en Lean Manufacturing

Posted by AGUI on Feb 21, 2019 10:25:00 AM

logistica 3

Para ser una fábrica competitiva en necesario reducir costes, producir un producto de calidad y hacerlo dentro de los plazos establecidos. Para ello, hace falta gestionar eficazmente el proceso productivo y la logística. Es precisamente la logística uno de los campos de  batalla que pueden ser claves para conseguir aumentar la eficiencia de nuestros procesos, mejorando además nuestras tasas de servicio.

 

Anticiparse merece la pena

 

Una buena gestión en la cadena de suministro que consiga acortar los tiempos de entrega de un producto y que, a su vez, permita tener menos stock puede marcar la diferencia. Esto ocurrirá siempre y cuando una empresa tenga capacidad de anticiparse ante cualquier incidencia que ocurra dentro de la cadena de producción y de suministro, permitiendo ajustar lo más posible el proceso productivo y eliminar en la medida de lo posible todo despilfarro productivo (tiempo y stocks intermedios). Se trata de aplicar las técnicas de lean manufacturing de manera eficaz, tratando de eliminar todo lo que no aporta valor a nuestro cliente y centrando los recursos exclusivamente en aquello que lo tiene.

 

 ¡Descarga nuestra guía gratuita para optimizar el stock de tu fábrica!

 

Indicadores para estar alerta

 

Es importante evitar en una empresa que la cadena de valor se rompa. Para ello, tener en cuenta indicadores que permitan estar alerta y tener capacidad de reacción a tiempo o, incluso, de anticipación, puede permitir evitar situaciones que finalmente lleven a la empresa a incrementar costes, stock y, en consecuencia, tener un impacto negativo en su estado financiero.

Existen algunos indicadores que ayudan a controlar la supervisión de una cadena de suministro y que buscan cumplir con el deseado lead time. Es una cuestión de ritmos y sincronización.

Es muy recomendable, por ello, que el equipo de planificación, fábrica, comercial y compras haga seguimiento diario de dichos indicadores.

 

Inventarios de materia prima

  • Inventarios de materia prima: El aumento del stock de proveedores es una señal de alarma y puede ser un indicador relevante. Esta subida refleja que el nivel de facturación y el de compras no está en correlación con el plan maestro de producción marcado; es un aviso de que algo va mal.
  • Inventarios de producto en curso: Cuando el inventario en la fábrica crece significa que se ha roto el ritmo de la cadena de suministro. Bien la velocidad proveedor-fábrica o la velocidad fábrica-cliente están desacompasadas. 

El stock de proveedores sube cuando la compra está siendo excesiva, cuando las ventas no acompañan, cuando el plan de producción no se está cumpliendo,… todos los casos representan una señal que debe tenerse en cuanta para corregir la situación. Estos mismos síntomas podemos observarlos en los stocks de producto en curso y, en algunos casos, hasta en el producto final. La sincronización en la cadena de valor debe ser vigilada para poder resolver todas estas desviaciones en el menor plazo y con el menor coste. 

Indicadores propuestos: gráfica diaria de € de materia prima, € de producto en curso, € de facturación

  

Tasa de servicio de proveedores 

 

“El proveedor no me entrega a tiempo”, si esta frase es habitual, normalmente, la consecuencia en su organización es que debe plantearse tener más stock o retrasar pedidos de cliente. El impacto de la tasa de servicio de nuestros proveedores en nuestra cadena de suministro es crítico.

Las consecuencias: mayor stock, imposibilidad para seguir el plan de producción, retraso en los pedidos de cliente y una sobre-gestión de aprovisionamientos con el proveedor para garantizar los materiales necesarios.

Todo el trabajo que se invierta en el desarrollo de estos proveedores repercutirá positivamente en la empresa. No debemos tener miedo de colaborar con ellos, son parte clave de nuestra cadena de valor. El trabajo que hagamos con ellos afectará positivamente en nuestros inventarios y en los suyos.

Indicadores propuestos: tasa de servicio diaria de los proveedores

 

Adherencia al plan maestro de producción

 

Otro indicador clave de fallo en la cadena de valor es la adherencia al plan maestro de producción. La falta de control sobre las células de montaje en una fábrica puede derivar en la no ejecución correcta del número de líneas que se deberían fabricar acorde al pedido de un cliente.

Cuanto antes identifiquemos una falta de adherencia, mejor. Una pequeña falta de adherencia se puede deber a muchos factores: una rotura de algún útil, un problema de salud de un trabajador, una falta de materia prima, un problema de mantenimiento…

Si la dejamos crecer el desajuste, rápidamente, aumentarán la cantidad de tiempo y personal trabajando en soluciones, la tasa de replanificación interna y las urgencias en la demanda hacia los proveedores; la cantidad de recursos necesarios para volver al ritmo original incrementarán de manera exponencial.

Hacer un seguimiento cercano y solucionar rápidamente los pequeños desajustes en el plan maestro de producción evitará grandes desperdicios.

Indicadores propuestos: tasa de adherencia diaria al plan maestro de producción

 

Adherencia de las previsiones a los pedidos reales

 

Es importante trabajar la adherencia al plan de producción, pero también la adherencia de las previsiones a los pedidos reales.  Es decir, revisar que las previsiones de suministro coinciden con los pedidos reales que entran.

Es una manera de controlar que la información que le hemos dado al proveedor y a nuestra propia fábrica es fiable y correcta para evitar picos y romper con el ritmo adecuado de producción y suministro.

Es muy habitual que nuestros clientes trabajen en entornos con incertidumbre donde pueden darse picos y valles en la demanda. Por otro lado, hay tres datos que debemos tener en cuenta: el crecimiento orgánico del mercado, el dimensionamiento de la fábrica de nuestros clientes y la implantación o desindustrialización de productos en nuestros clientes.

El conocimiento de estos factores, unido a un seguimiento continuo de la demanda y a la comunicación con el cliente, nos puede ayudar a ajustar las previsiones de manera correcta.

Ocurre, en algunas ocasiones, que el propio cliente se equivoca al realizar sus pedidos y, por eso, muchas veces, llevar al día el análisis ayuda a identificar y alertar a éstos para evitar futuros problemas.

Indicadores propuestos: Panel comparativo de aquellas referencias que son representativas de las familias de productos que suponen el 80% de la facturación de la empresa.

 

Tasa de servicio a cliente

 

Fallar en cada uno de los anteriores indicadores supone fallar en su totalidad en el servicio al cliente y obliga a una replanificación. Esta situación genera una serie de acciones reactivas que crean importantes ineficiencias. Realizar un trabajo de análisis diario y revisar todos los indicadores puede ayudar a anticiparse a muchas de las desviaciones que pueden ocurrir en una cadena de producción y suministro. Lo más frecuente es que las desviaciones se den al principio de la cadena de suministro, en los proveedores que se encargan del suministro de los materiales más primarios. 

Indicadores propuestos: tasa de servicio diaria a clientes

 

Conclusión

 

Está comprobado que ser capaces de ver con antelación cuales son las desviaciones que se pueden dar en la cadena de producción va a hacer que seamos más eficientes a la hora de dar soluciones.

Revisar diariamente los indicadores propuestos dentro de un equipo donde participe personal de compras, planificación, fábrica y comercial hace que mejore la comunicación, la empresa se alinee y se tomen decisiones rápidas y coordinadas. Ello nos permitirá ser capaces de mantener o mejorar nuestras tasas de servicio a los clientes haciendo uso de menos recursos económico financieros.

Los imprevistos van a llegar, pero dicho seguimiento de indicadores y mejora de comunicación tendrán como consecuencia empezar a adelantarse a algunos de los problemas y a darnos tiempo para proponer soluciones y reducir los gastos asociados a las mismas.

 Nueva llamada a la acción